Así se veía la sala del colegio María Luisa Dolz, un ejemplo de cómo eran los pequeños teatrros de la época.