Walter Reed fue un médico estadounidense. Al servicio del Ejército de su país dirigió la Comisión que – mediante un conjunto de experimentos llevados a cabo en el llamado Campamento Lazear en Marianao, La Habana – consiguió probar la teoría del mosquito aedes aegipty como agente transmisor de la fiebre amarilla, expuesta por el sabio cubano Carlos J. Finlay en 1881.

Nacido en Belroi, Virgina, el 13 de septiembre de 1851, Walter Reed estudió medicina en la universidad de su estado natal en la que se licenció con sólo 17 años. Posteriormente alcanzaría también su doctorado en la Universidad de Nueva York en 1870.

walter reed
Walter Reed (1851-1902), quien presidiese la comisión americana que confirmaría los estudios de Finlay

Walter Reed y la fiebre amarilla

Incorporado al Cuerpo Médico de los Estados Unidos fue destacado en las peligrosas tierras del oeste, donde intervino en las guerras indias.

Sin embargo, este peligroso destino no fue óbice para que el joven Walter Reed continuara perfeccionando sus conocimientos de medicina. Así, en sus descansos y viajes completó cursos de patología y bacteorología que lo convirtieron en uno de los galenos más competentes dentro del ejército de la Unión.

En 1893 ocupó una plaza en la Cátedra de Bateriología y Microscopía Clínica de la Escuela Médica del Ejército de los Estados Unidos en Washington y en 1900, al ser ocupada Cuba por las tropas de su país tras la victoria sobre España, Walteer Reed fue enviado a Cuba para estudiar las enfermedades tropicales que hacían estragos en los campamentos militares.

La Comisión del Ejército de Estados Unidos al frente de la cual se encontraba Walter Ree se encargó de probar la teoría del médico cubano Carlos J. Finlay quien en 1881 había afirmado que la fiebre amarilla se transmitía a través de la picadura de la hembra del mosquito aedes aegipty.

tiendas-de-campaña-del-campamento-lazear
Casas de campaña del Campamento Lazear en la finca San José en Marianao, donde la Comisión del Ejército de los Estados Unidos probó la teoría de Finlay sobre el agente transmisor de la fiebre amarilla

Con Walter Reed al frente la Comisión instaló un laboratorio de pruebas en la Finca San José en Marianao, al que llamaron Campamento Lazear, en honor a su amigo Jesse William Lazear, seguidor de las ideas de Finlay, quien había muerto de fiebre amarilla al hacerse picar voluntariamente por mosquitos aedes aegipty.

Allí quedó definitivamente probada la teoría de Carlos J. Finlay por lo que las autoridades norteamericanas comenzaron una amplia campaña de higienización que abarcó todo el país y que en poco tiempo hizo retroceder a mínimos a la fiebre amarilla, enfermedad que durante siglos había sido un azote para la población cubana.

El trabajo de la Comisión fue, a su vez, decisivo para que los norteamericanos pudieran concluir el Canal de Panamá, cuyas obras se habían visto constantemente interrumpidas como consecuencia de los continuos brotes de fiebre amarilla entre los trabajadores.

De regreso en los Estados Unidos, Walter Reed recibió múltiples honores por su labor al frente de la Comisión, lo que llevó a un sector de la prensa más jingoísta a tratar de atribuirle todo el mérito científico en la cuestión de la fiebre amarilla, pasando por alto las contribuciones de Finlay.

Igual, Walter Reed no vivió lo suficiente para tomar una posición clara en la polémica, pues falleció poco después el 22 de noviembre de 1902 víctima de una peritonitis.

«El triunfo de Finlay» (1944) del pintor Esteban Valderrama. En él aparecen, de izquierda a derecha, Arístides Agramonte, Jesse Lazear, James Carroll, Walter Reed, Claudio Delgado Amestoy y Carlos J. Finlay