En su natal Mayarí, un día de 1948 que tal vez ni el propio maestro recuerde con exactitud, el niño Frank Fernández comenzó a tocar, de oído, el piano de su madre Altagracia...

Seguir Leyendo